Los derechos no se negocian, SE DEFIENDEN


Recientemente Vox ha presentado en la Asamblea de Madrid una propuesta de Ley Integral de Igualdad y No Discriminación. Visto así, podría entenderse como algo positivo, ¿qué puede esconderse tras las palabras “igualdad” y “no discriminación”? Bien, esta propuesta incluye la derogación de las actuales leyes LGTBI y Trans.

 

 

Si bien la presidenta de la Comunidad de Madrid, la Sra. Ayuso, ha afirmado que no van a derogar las leyes, sí ha dejado la puerta abierta a modificaciones.

Lejos de ser un avance, tanto la propuesta de derogación como las posibles modificaciones, implican un retroceso en derechos conseguidos. Medidas concretas que se especifican en las dos leyes autonómicas en relación con los ámbitos, por ejemplo, sanitario, educativo, laboral o social, quedan excluidas, ninguneadas, invisibilizadas, lo que supone un grave atentado a los derechos humanos.

El próximo 16 de diciembre, la Asamblea de Madrid debate la admisión o no a trámite de esta propuesta legislativa registrada por VOX que contempla la derogación de la ley trans y de la ley LGTBI en la Comunidad de Madrid. Debemos recordar que ambas fueron aprobadas en 2016, esta última por unanimidad y las dos con un amplio consenso social ¿Qué interés hay ahora en derogarlas o modificarlas dando pasos hacia atrás? ¿Por qué este acercamiento al peligroso ideario de extrema derecha? 

Vox ha manifestado abiertamente su admiración por presidentes como Polonia o Hungría, que están eliminando derechos a las personas LGTBIQ+ y discrimina a las personas en base a su orientación e identidad sexual. Su líder, Santiago Abascal, respaldó en Twitter la postura de Hungría por “no arrodillarse ante la embestida de la ideología LGTB”. Que el Partido Popular siga el juego a la extrema derecha es muy peligroso, más cuando nos expresan abiertamente su simpatía por referentes dictatoriales en materias como las que hoy nos ocupa.

¿Qué retrocesos pueden darse si sigue adelante la proposición en Madrid?

Lo primero a destacar es que de entre las 13 comunidades autónomas que tienen leyes LGTBI o Trans, es la primera vez que una comunidad autónoma registra una propuesta para derogar estas leyes ya aprobadas. En este caso, triste pionera Madrid.

Términos como “identidad de género” y orientación sexual” han sido barridos del marco normativo contra la discriminación, que contempla motivos de “raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” pero no especifica los otros términos.

La propuesta no prohíbe la práctica ni la promoción de terapias de conversión en el sistema sanitario madrileño. 

Actualmente está recogido que “en el Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid, no se usarán terapias aversivas o cualquier otro procedimiento que suponga un intento de conversión, anulación o supresión de la orientación sexual o de la identidad de género autopercibida”. Esto se considera infracción muy grave y puede conllevar a la inhabilitación. ¿Qué pasará cuando desaparezca?

Otro ejemplo de medida que acabaría en el cubo de la basura es la que hace referencia a la posibilidad de cambiar el nombre de documentos administrativos de carácter autonómico sin que aún se haya realizado el cambio de sexo legal en el Registro Civil. ¿Qué significa esto? Ahora puede cambiarse el nombre en la tarjeta sanitaria, en carnet de bibliotecas y otros documentos de la comunidad sin necesidad de haber completado el registro civil. Significa aumentar los tiempos de espera para tener tu nombre sentido, con serias consecuencias emocionales y estigmatizantes.

La igualdad se trabaja en casa, en la calle y en las escuelas. La educación de diversidad en las aulas corre serio peligro y con ello peligra la convivencia, dejamos una puerta abierta al acoso y a la creciente oleada de agresiones.

Hay muchos más ejemplos de regresiones en esta propuesta, que no pueden ser considerados en una sociedad democrática, justa y diversa como la Comunidad de Madrid, por eso saldremos a las calles para defender los derechos, porque los derechos no se negocian, se defienden.

 

Únete a nosotras este 15 de diciembre en Sol a las 19:30.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.